A vueltas con el Postgrado de Mindulness y compasión en la relación de ayuda que estamos cursando en la Universidad de Lleida, no puedo resistir la tentación de escribir este post con algunas de las ideas clave que estoy aprendiendo y practicando. Es el mejor regalo formativo y seguramente, vital, que me he hecho en los últimos años. Por eso quiero compartir y abrir este fascinante mundo de la mente a mis colegas de ÀgoraTS.

Quiero agradecer, desde la gratitud tan practicada últimamente, a nuestras profes del postgrado, por tanto saber compartido con nosotras (y lo que queda por aprender). Gracias Lama Yeshe, Luisa y María, por darlo todo. A mis compañeros/as del Post, por el cariño y el aprendizaje juntos,por la energía que genera un grupo maravilloso como el nuestro. A Aida y Laura, por reírnos hasta morir de los cambios o retrocesos que experimentamos en cada momento, por los registrados vídeos de miedo dignos del festival de Sitges que hicimos en el retiro  … y agradecer a mi pareja, Ramón, gracias por pedirme “por favor” que hiciese ese postgrado los viernes y sábados cada 15 días durante casi un año…. y co-financiado mi nueva perspectiva de vida (que paciencia ha desarrollado a mi lado ¡jajaja!…)  espero que lo aprendido nos ayude también a vivir cada día mejor desde el momento presente. Gracias a mis hijos, que practican Mindfulness sin querer -con alguien ajeno  a una misma hay que practicar también jaja!- y tocan el cuenco tibetano para evitar que vuele por la cabeza de alguien en caso de emergencia….que el Mindfulness ayuda pero, claro,  a veces tu EGO da un brinco:)

Sin duda me apunté desde la incredulidad (pensar, por ejemplo, en el yoga o la meditación, me hacía salir urticaria y me daba vueltas la cabeza como a la niña del exorcista…) pero tenía ese punto de aventura de ir hacia mi mente desde el desconocimiento y la intriga. El mejor acierto en la vida es, sin duda, ir sin ninguna expectativa, ni para bien, ni para mal.¡Si no me empujan Aida y Laura yo ahí no me meto ni de coña!puzzle-1243091_960_720

Pero hora puedo decir que el Mindfulness ha mejorado mi calidad de vida, como persona y como profesional. Me he dado cuenta de lo fácil que es dejarse llevar por las rumiaciones, los sufrimientos, los enfados y la ira, estando en todas partes menos en el momento presente. Tenía un alto nivel de estrés que, poco a poco, con la práctica, he podido reducir; he superado el despertar precoz que me llevaba a las 4 o las 5 de la mañana a ponerme a HACER TODO EL RATO: trabajar, a leer o a escribir artículos y estoy aprendiendo a no saltar a la yugular, siendo más tolerante y más paciente… A descansar, a disfrutar más, a vivir mejor desde el momento presente…. Como dice la Lama Yeshe, a modo de epitafio:

“IBA A SER FELIZ MAÑANA, LO TENíA EN LA AGENDA”

4 meses y un milagro en mi ¡jaja!

El Mindfulness implica estar y sentir el momento presente, del que nos acostumbramos a perder hacia el pasado o el futuro. Estar en él sin juzgarlo, sin proyecciones, sin distracciones, es un hábito que se entrena (GOM en tibetano). Te sientas a ver qué tal está tu mente y ves un mono loco que brinca mientras canta el butanero y hace laterales o el pino puente. Eso veo en mi mente habitualmente… Pero dicen los y las profes que solo con el hecho de sentarte y ver que estás como una cabra, eso en sí mismo,  ya provoca cambios.

No buscas nada, solo estar con tu mente, en silencio. ¡SILENCIO! A mí en enloquecía pensar en el silencio, no hablar a las pobres personas de mi alrededor, no reír, no hablarme a mí todo el rato… solo silencio y observar mis pensamientos, anclarme en la respiración, y dejar pasar cada pensamiento con amabilidad…. Y ahí ves que aparece tu EGO, ese YO autobiográfico que nos contamos y describimos, ese YO egocéntrico que se aferra a lo que quiere y pelea contra lo que no le gusta, porqué lo rechaza.

En mi caso, mi YO está bautizado como #MIMISMA. Con ella tengo batallas en las que me boicotea, a veces incluso creo que puede llegar al autoterrorismo. A menudo es una voz injusta, con la que nos relacionamos mal. Todos tenemos esa voz “polculera” interior que a veces nos machaca, otras (pocas) nos acaricia y nos trata amablemente. Esa  VOZ nos juzga y juzga a los otros, nos contamos cosas, a menudo películas sobre todo: los otros, nosotros, el trabajo, los jefes, la familia…. Y aparece un problema nuevo:

SI HAY UN “YO”…HAY UN “TU”, QUE NO JUEGA LA MISMA LIGA QUE MI YO, JUEGA “LA SUYA”

Así que entre esta y otras cosas que iré contando, te das cuenta de que sin duda para ejercer trabajo social, primero es imprescindible poner a tu mono loco en su sitio, darte cuenta de tu vulnerabilidad, conectar y sostener las emociones de las que saltan tus pensamientos y acciones,… vaya “consejos vendo que para mí no tengo”, en fin que…

NADIE DA LO QUE NO TIENE.

Si no nos humanizamos nosotras y conectamos con nuestra vulnerabilidad, ¿cómo podemos tener la paciencia con el otro y acompañar sin meternos dentro del sufrimiento ajeno, si no tenemos ni paciencia ni cariño hacia nosotras mismas? Si yo no me doy tiempo, ¿como voy a dar tiempo al otro…? De ahí vienen desgastes como la “Fatiga por empatía” (hablaremos de ella en otro post). Cuando reconoces humildemente tus emociones, cuando somos nobles con nosotras mismas, “somos y sentimos”, es cuando podemos comprender al otro sin juzgarlo. La comprensión es la antesala de la compasión.

NO VIVIMOS LA VIDA, LA PENSAMOS

mind-mapping-4497350_960_720Volviendo a la práctica del Mindfulness, lo que queremos es recuperar la atención. Una mente atenta es más feliz porque es sensible al momento presente y deja de hacer rumiaciones. En los países desarrollados vamos en modo “piloto automático”, la multitarea mental y física solo nos trae menos eficacia y más estrés. Y parece ser que el estrés y esos mecanismos que nos creamos de auto sufrimiento lo que provocan, al final, es la neuroinflamación, es decir, enfermamos física o mentalmente.

El diálogo interno, esa VOZ, es la clave del sufrimiento de los humanos. Es como un delirio auto centrado. Cuando no hacemos nada, se dispara el discurso autobiográfico (lóbulo frontal) y ya estamos en bucle. ¡Y a darle al coco, que a nuestro EGO le encanta!

LA VIDA ES LO QUE NOS CONTAMOS MIENTRAS PENSAMOS EN OTRA COSA.

El Mindfulness se basa en el pensamiento oriental tradicional, pero elimina las reminiscencias religiosas y se sustenta científicamente. Se ha comprobado como produce cambios a nivel cerebral (que apasionante es la neurociencia… aquí lo dejo que todo no me cabe en el post :()

Hemos acostumbrado a la mente al “juguete nuevo” y buscamos la felicidad fuera, en el modo HACER. Es una felicidad hedónica, de corta duración:

Cuando llega el paquete de Amazon… ¡zasca! ¡Se acabó la felicidad!

¿Nos hemos parado a pensar que lo buscamos es la felicidad como emoción o sentimiento y no el paquete en si mismo?

Si la felicidad se deposita por ejemplo, en un viaje… ¡cuidado! porqué al viaje nos vamos con nuestra mente… mindful2-practice_2500Ahí lo dejo, como dice el gran Javier García Campayo (¡recomendado leer y oir durante 5 dias seguidos y desear más!)

EL SUFRIMIENTO

Todas sufrimos. Nace de la distancia entre la expectativa  mental y la realidad. Pero el sufrimiento primario, inevitable, el grave, el que viene de cosas de la vida que son auténticas ostias, como una enfermedad terminal o una muerte cercana, ese sufrimiento es un porcentaje muy bajo en relación al sufrimiento que nos montamos nosotros “extra”, nos lo generamos nosotros con nuestra mente.

Porqué los pensamientos negativos aparecen “solos” y nosotros los alimentamos. Deja que alguien te diga ”no pienses en un elefante rosa….” Y verás que es lo que piensas directamente….

Os remito a un post que compartió el colega Ramon Julià sobre las 21 creencias que nos amargan la vida del gran Daniel Gabarró, ayudan también a identificar sufrimientos innecesarios…

¿PORQUÉ A MI?… ¿Y PORQUÉ NO?

Deberíamos trabajarnos más la aceptación: si algo no lo puedes cambiar, acéptalo. Deja de pelearte, que no es lo mismo que nos han enseñado a los católicos de “resígnate sufriendo”.  En realidad, es mucho mejor pensar que todo lo que no podemos cambiar desde fuera, lo podemos cambiar desde dentro… Es una manera mucho más práctica de asumir los avatares de la vida y verlos de otra manera, es dejar de poner energía en resistirnos:

  • Pasado (no meterle culpa extra, no vergüenza, asumir las pérdidas…)
  • Presente: no disonancia, no expectativas de lo que quiero y lo que no quiero porqué me apego y sufro si no lo consigo (si planes, que a una mala, los puedes cambiar)
  • Futuro (no miedo, no películas)
  • Otros: perdón, reconciliación y no personalización. ¿En serio esa persona que me ha hecho daño solo por joderme la vida a mí? ¿Sabía hacer otra cosa? Del 1 al 10, cuanto sufrimiento hay en una persona que nos hace daño……. ¡la compasión la dejo para otro post! ¡Jaja!

LA CALMA MENTAL: REDUCIR EL VAGABUNDEO DE LA MENTE

blue-1238986_960_720La calma mental se consigue con la conciencia plena, SATI (acuérdate), date cuenta, que no se te olvide el momento, reconoce la distracción. La calma mental favorece la compasión, la autocompasión, a la alegría y a la ecuanimidad.

Desarrollar SATI lleva al SADAMI, es decir, a la concentración. Si tu mente está en calma, todo a tu alrededor va mejor, y lo digo de saberlo  J. La distracción permanente es estresante, no tanto por todo lo que hacemos sino por como lo hacemos.

Por ejemplo, cuando estás hablando con tu pareja, o hijos, o amigos… ¿ESTÁS realmente? O tus pensamientos vagabundean entre el ahora, lo que hice ayer, la lista de la compra, o como le diré a mi jefe que eso que me dice no me gusta, o lo imbécil que es el vecino del cuarto… ¿Es decir, ESTAMOS pero solo a medias, está el cuerpo pero la mitad de la mente?

Hasta aqui un primer post. Continuaré hablando de autocompasión y compasion, … Cuando sepa más :)

Disfruten del domingo, del vermut, del sol, de sus amigos, parejas, o estando solos, que más da, disfruten de respirar…. ¿Uds. respiran? si respiran, sean agradecidos, quizás mañana no puedan decir lo mismo…

Termino con una preciosa canción de Txarango, benviguts al llarg viatge, disfrútenla AHORA MISMO… ¿o no tienen tiempo?